lunes, 20 de febrero de 2012

ARTURO MARTINEZ GALINDO: TESTAMENTO ULTIMO

Martínez Galindo y su esposa, jugando con su hijo en Nueva York,1932
 En una carta enviada al Director del sampedrano "Diario Comercial", José María González Rosa, el 23 de abril de 1939, Arturo Martínez Galindo, hacía mofa de su propia existencia: "Respeto mi prefesión - Abogado -  pero no la amo; en cambio, amo la literatura, pero no la respeto. He dirigido algunos diarios y revistas. También sería conveniente suprimir este dato, por ser intrascendente. Si no hubiera estado yo al frente de esas publicaciones, las cosas hubieran marchado igual. Y no hay más que decir. Y aun para abreviar el relato, bastaría con expresar lo siguiente: Mi vida fue vacía e incolora, como la de cualquier abogado hondureño". El 4 de abril de 1940, un año después de haber escrito esta carta, que sonaba como su última confesión, Martínez Galindo sería brutalmente asesinado en Savá, Colón, cuando regresaba a Trujillo,después de dejar a su madre, doña María Galindo, en La Ceiba,  por un esbirro del Comandante de Armas de ese departamento, Carlos Sanabria. Como era costumbre entones y hoy,  el crimen quedó en la impunidad.

1 comentario: